Home    Como hacer una mudanza exitosa

Mudarse es un proceso bastante complicado, antes de hacerlo es necesario organizarlo con tranquilidad y orden. Es importante pensar en los espacios que habitaremos en los próximos meses y tener en mente cuáles serían nuestras necesidades según los metros a habitar.

Si nos mudamos a un departamento más grande probablemente necesitemos comprar algo nuevo, y si vamos a uno más pequeño, algo deberíamos dejar. Al comenzar a acomodar todo lo que tenés en tu casa, te vas a encontrar con cosas viejas, a las que deberás clasificar: o se guarda o se tira. ¿Cómo hacerlo? Hay dos puntos a tener en cuenta: importancia y necesidad de cambio. Con ello podés empezar con tu mudanza.

Tips para una mudanza práctica

Renovarse: si hay algo que no necesitás, que tenés hace mucho pero no usas, es un buen momento para tirarlo, cambiarlo o regalarlo. Es bueno tener en cuenta que hay ciertas cosas que están solo para ocupar espacios, y en tu casa nueva podés empezar de cero evitando lo que está de más.

Organización: es básico para transportar y guardar cada uno de los objetos que tenés. En cajas, valijas o bolsas, depende de lo que quieras movilizar es lo que necesitás para transportar. Un consejo: conseguí valija grande para tu ropa, es mucho más cómodo.

Preparate para rotular: el organizar tus pertenencias también implica diferenciarlas, no solo para que sea más fácil el acomodar al llegar a tu nuevo hogar, sino que también ayuda a la hora de transportar sin romper objetos frágiles. Cada caja debería tener su etiqueta.

Planificación: saber cuándo y cómo hacer la mudanza es básico. Organizar quién te ayudará, a qué hora, cómo acomodarás cada cosa depende de cómo has planificado el comienzo y fin del proceso. ¿Qué llevar primero? Es mucho más fácil acomodar en el transporto desde el electrodoméstico más grande hasta el más pequeño de los bolsos que hayas preparado.

Al llegar, lo único que queda ¡es acomodar! Decorar cada uno de los rincones y transformar esenuevo departamento en tu casa ideal. Mudarse sin perder la cabeza es posible.